Usted está aquí

Martes, Noviembre 5, 2013 - 00:00

Nuestra mamá panda Hua Zui Ba no deja de asombrarnos, cada día, y ofrecernos grandes lecciones sobre la maternidad. Son innumerables y constantes los gestos con los que los visitantes no dejan de sorprenderse al observar a madre y cría desde el exterior de la pagoda donde, a través de la pantalla con conexión en directo al dormitorio interior, se puede observar a ambos en la intimidad. Allí, Hua Zui Ba descansa junto a su pequeño, le resguarda en su regazo mientras le da de mamar o lame su cuerpo para estimular a la cría de forma natural.

Páginas