Usted está aquí

  • El Premio AIZA 2017 ha sido para el proyecto Un mochuelo en cada olivo de Zoo Madrid, Faunia, Fundacion Parques Reunidos y Brinzal
Martes, Julio 17, 2018 - 10:40

Hace un año, el proyecto presentado por Brinzal, Centro de Referencia en la Recuperación de Rapaces Nocturnas, en colaboración con Fundación Parques Reunidos, Zoo Aquarium de Madrid y Faunia se alzaba con el premio de conservación e investigación in situ “Un Mochuelo en cada Olivo” y un año después, Brinzal hace balance de sus logros.

“Un Mochuelo en cada Olivo” ha sido la continuación del iniciado en 2012 en la Vega del Tajuña (Madrid) y cuyo objetivo principal es conseguir, mediante una gestión sostenible del hábitat agrícola, un ambiente óptimo para el mochuelo. Esta pequeña rapaz nocturna, tan abundante antaño que ha visto mermardas sus poblaciones en un 40% en los últimos quince años, debido a la intensificación agrícola. Se trata de recuperar los elementos que propician ambientes idóneos para la especie, fomentar un uso sostenible de estos ecosistemas y trasladar la idea a otras zonas, para lo que es fundamental contar con la implicación de los agricultores.

A lo largo del año 2017, se han incorporado 6 nuevos agricultores al proyecto, que añaden un total de 119 hectáreas a las más de 600 ya incluidas durante los cinco años de proyecto. Se ha ampliado el área de actuaciones a 3 municipios más: Villa del Prado y Villamanta, en Madrid, y Castañar de Ibor, en Cáceres.

Se han etiquetado más de 7.500 productos procedentes de fincas adscritas al proyecto y elaborados mediante usos agrarios sostenibles y favorables a la conservación del mochuelo. Además, en estas fincas adscritas al proyecto se han liberado 21 mochuelos procedentes del Centro de Recuperación de Rapaces Nocturnas de Brinzal, para reforzar las poblaciones silvestres de la especie.

El mochuelo europeo (Athene noctua) es un búho de pequeño tamaño muy asociado a la agricultura de secano. La población mundial es estable y se distribuye de forma homogénea por la cuenca del Mediterráneo y Asia pero en España, su población ha sufrido un descenso del 40% en los últimos 15 años.

La principal causa de pérdida poblacional es la homogenización del hábitat que conlleva la intensificación de la agricultura, un problema que afecta también a la presencia de micro mamíferos e invertebrados junto a otras aves autóctonas (perdices, alcaravanes, cernícalos, milanos, etc.)

El proyecto Un Mochuelo en cada Olivo nació en 2012, en el sureste de la Comunidad de Madrid con la intención de:

  1. Fomentar una gestión y uso del territorio agrícola sostenible.
  2. Conseguir el equilibrio entre una economía productiva y la mejora en la población del Mochuelo.

Las estrategias de este proyecto de colaboración con Brinzal se fundamentan en diferentes frentes in situ, ex situ y de concienciación:

  • Mejora y restauración del hábitat.
  • Fomento del uso de sistemas de aprovechamiento sostenibles con las especies del entorno.
  • Creación de lugares de nidificación para su uso a corto, medio y largo plazo.
  • Reforzamiento de la población del mochuelo.
  • Monitorización del efecto de las actuaciones anteriores en la población de mochuelo.
  • Publicitar el producto como muestra de una gestión sostenible.
  • Asesoramiento a otros propietarios/usuarios de otros lugares en cuanto a gestión y uso del territorio.
  • Campaña educativa en colegios y población rural.
  • Patrocinar un producto elaborado a partir de un sistema sostenible y favorable al mochuelo.

Felicitar a Brinzal por este trabajo por fomentar la agricultura ecológica y proteger al mochuelo en el que es un placer colaborar y acercar a todos vosotros.