La población de la foca monje se está recuperando, tras siglos de continuo declive