Usted está aquí

Lunes, Septiembre 9, 2013 - 00:00

Animales acuáticos

¿Sabías que el Mero Gigante es el pez óseo más grande del mundo y que la Ballena Azul puede alcanzar las 180 toneladas de peso? El fondo de nuestros océanos está lleno de especies asombrosas. Estos son cinco de los animales acuáticos más grandes que podemos encontrar en el mundo marino.

El Mero Gigante (Epinephelus lanceolatus). Es el pez óseo más grande entre los peces que habitan en los arrecifes de coral.  Puede llegar a medir hasta 270 centímetros y pesar hasta 300 kilos. Se alimentan básicamente de otros peces de menor tamaño, crustáceos o incluso pequeñas tortugas y tiburones. Viven en toda la región Indo-Pacífica, excepto en el Golfo Pérsico. En el Zoo Aquarium de Madrid es uno de los lugares donde es posible ver de cerca a esta sorprendente especie.

La Ballena Azul (Balaenoptera musculus). La ballena azul es el animal conocido más grande que jamás haya poblado la Tierra. Un majestuoso mamífero marino que alcanza los 30 metros de longitud y las 180 toneladas de peso. Solo su lengua puede pesar tanto como un elefante. El chorro que la ballena azul lanza por su orificio nasal puede alcanzar los nueve metros de altura.

La Orca (Orcinus orca). También conocidas como ballenas asesinas, las orcas son enormes animales marinos que surcan los océanos del Planeta. Esta especie de cetáceo es el miembro de mayor tamaño de la familia de los delfines. Es un feroz depredador de los mares. Las orcas son muy comunes en las aguas antárticas, donde se alimentan de focas, pingüinos, peces e incluso otras ballenas.

Elefante marino del sur (Mirounga leonina). El elefante marino del sur es la foca más grande que podemos encontrar. Viven en aguas antárticas de frío intenso, ricas en peces, calamares y otros alimentos marinos que forman su dieta. Los machos pueden medir hasta seis metros de largo y pesar hasta 4.000 kilos. Se les conoce como elefantes por sus hocicos extensibles en forma de trompa.

La Tortuga Laúd (Dermochelys coriacea). También conocida como tortuga baúla, la tortuga laúd es la especie más grande del mundo. El récord lo tiene un ejemplar que registró los 916 kilos, aunque el peso medio de esta especie oscila entre los 300 y los 600 kilos.  Pueden medir hasta 1,6 metros de longitud. Una característica sorprendente de estas tortugas es que pueden nadar en aguas frías e incluso sumergirse hasta los 1.000 metros en busca de alimento.